martes, 24 de octubre de 2017

EMPANADILLAS DE ESPINACAS Y POLLO (MASA CASERA)

Como ya sabéis los que me seguís, soy una fan absoluta de las empanadas y empanadillas, ¡y es que me encantan!... Son fáciles de preparar, las puedes rellenar con lo que se te antoje o pase por la imaginación, me gustan las grandes, las medianas, las pequeñas. Con la masa casera, comprada... Con masa de hojaldre, con masa quebrada... En fin, de todas las formas y rellenos posibles. Pero no soy solo yo, porque en casa, sobre todo a mis hijas las vuelve tan locas o más que a mi (que ya es difícil).Estas que os traigo hoy, son una delicia, además nos sirve para que nuestros peques coman verdura de forma diferente a la habitual y así, quizás, consigamos que se la coman sin protestar.


Os puedo asegurar que la combinación de espinacas y pollo es una verdadera maravilla y si alguien aún no la ha probado, ¡esta tardando! Y hoy también vamos a preparar nosotros la masa, así que va a ser una receta completita, pero nada difícil. Así que sin más preámbulos, vamos a ella.







Puedes seguirme en Instagram, toca aquí:

Instagram

INGREDIENTES:
Para la masa:

-250 gr de harina de trigo, de todo uso
-Agua
-50 gr de mantequilla en punto pomada
-1 cucharadita de sal

Para el relleno:

-2 filetes de pechuga de pollo
-100 gr de espinacas ya cocidas
-1/4 de cebolleta
-1 ajo
-Queso rallado o mazarella
-Sal
-Pimienta
-Aceite de oliva virgen
-Semillas de sésamo (opcional)




ELABORACION:

Vamos a comenzar preparando nuestra masa y para ello en un bol amplio pondremos la harina previamente tamizada, haremos un hueco en el centro y añadiremos la mantequilla en punto pomada, que este muy blandita.
La vamos integrando en la harina con ayuda de una cuchara o espátula, luego continuaremos con las manos. Añadimos la sal y la mezclamos.
Y ya podemos empezar a añadir el agua poco a poco, viendo como se va transformando la masa. Aquí ya empezamos a amasar con las manos, no hace falta hacerlo en máquina, pero bien podéis usarla si queréis.
Vamos amasando y viendo si la masa va necesitando más agua. Sabremos que esta lista cuando ya hayamos integrado toda la harina del bol y no se nos pegue a las manos.
Sacamos a la encimera enharinada y la amasamos un par de minutos más para dejar la masa más lisa.
Habremos conseguido una masa lisa, suave y elástica. La voleamos y volvemos a a introducir en el bol de amasado, tapamos con papel film y a la nevera mientras hacemos nuestro relleno.
Como  no lleva levadura no tiene que levar.
Vamos con el relleno, en una sartén pondremos un par de cucharadas de aceite de oliva virgen y vamos a sofreír la cebolla y el ajo, los cuales habremos cortado previamente bien finos.
Añadimos sal para que sude la cebolla y cuando este un poco pochadita, un par de minutos, añadimos el pollo cortado con cuchillo en trozos pequeños, salpimentamos y lo vamos a sofreír también un poco, hasta que tome un poco de color.
Añadimos las espinacas cocidas y bien escurridas, y las vamos a ir mezclando con el resto de ingredientes de la sartén. Le damos unas vueltas hasta que este totalmente integrada y ya es el turno del queso, simplemente, lo mezclamos que se derrita  y apartamos de  fuego.
Podemos dejar escurrir el exceso de aceite poniendo el relleno en un colador.
Y volvemos con la masa, la sacamos de la nevera, y sobre la superficie enharinada la volcamos y comenzamos a extender con la ayuda de un rodillo, dejándola de un grosor de medio cm o menos.
Y ahora que la tenemos extendida con la ayuda de un cortapastas, de un aro de emplatar, un vaso o lo que tengáis a mano, vamos a hacer nuestras empanadillas. Las cortamos y ya podemos rellenar. (Con la masa sobrante volvemos a extender y seguimos cortando empanadillas hasta terminar con ella).
Ponemos una pequeña porción del relleno sobre cada empanadilla y procedemos a cerrarla y hacerle el repulgue, como se le llama, lo podéis hacer con las manos, como veréis en el vídeo o bien, no complicaros y con un tenedor, de la forma más tradicional.
Una vez todas preparadas las pasamos a una bandeja de horno cubierta con papel de hornear y las vamos a pintar con huevo batido, para que cojan un bonito tono dorado. Les podéis espolvorear unas semillas de sésamo, ya que esto le da un toque crujiente muy rico, pero lo dejo a vuestro gusto y elección.
El horno lo tendremos precalentado a 200º, y las tendremos en el hasta que veamos que están doraditas, sobre unos 30/40 minutos dependiendo del horno, ya sabéis vigilad porque en el vuestro puede ser menos o más.
Y ya las tendremos listas para saborearlas, de verdad no os miento si os digo que son una delicia, y que los peques se las comen sin rechistar. Así que haced la prueba y me contáis.






Os dejo mis redes sociales incluido mi canal de YouTube donde encontraréis, variadas recetas tanto dulces como saladas, aprovecho para pediros que os suscribáis y le deis a la campanita para que cada semana cuando suba una receta nueva os avise y así no os perdáis ninguna:


facebook de la cocina de Merche Borjas











No hay comentarios:

Publicar un comentario