miércoles, 26 de julio de 2017

TORTILLA DE PATATAS


¡Tipical spanish! ?O no?. Vamos que poca gente habrá que  no conozca nuestra querida tortilla de patatas... Mmmm que rica es, sin duda uno de mis platos preferidos, me encanta, pero sobre todo fría, en bocadillo o acompañando alguna carne, de primer plato, de segundo, único... Vamos versátil donde las haya.


En casa la suelo preparar de doce huevos,  Si una docena... Pero es que si a mi me gusta, a mi marido no os digo nada, se la puede comer de una sentada, hay que quitársela de delante o nos quedamos mirándolo.  Por cierto, a nosotros nos gusta que quede poco cuajada, aunque ahora en verano evidentemente la cocino mucho más por aquello de la salmonela. Pero la podéis dejar al punto que más os apetezca.
Pero vamos allá, os voy a decir como la preparo yo.








INGREDIENTES:

-1 Docena de huevos
-3 patatas medianas
-1 pimiento verde
-1 cebolla mediana o cebolleta
-Aceite de oliva
-Sal

ELABORACIÓN

Empezamos pelando las patatas y lavándolas, a continuación las cortamos en rodajas lo más finitas posibles, también las podemos cortar en cuadraditos, eso ya va a vuestro gusto.
Lavamos el pimiento y lo cortamos igual, a rodajas, lo mismo haremos con la cebolla.


En una sartén amplia ponemos abundante aceite de oliva y cuando este caliente ponemos todo lo que hemos cortado dentro, salamos un poco y las vamos a ir pochando poco a poco, a fuego medio y lo dejaremos hasta que este todo tierno. No hay que dejarlas que se doren.
En este momento sacamos del aceite y dejamos que escuran un poco el exceso.
Mientras batimos los huevos añadiéndoles una pizca de sal, Pero tampoco hemos de sobrebartirlos, simplemente hasta que queden homogéneos.
Ahora cambiamos a una sartén un poco más reducida, dependiendo del tamaño de esta nos quedará una tortilla más gordita o menos.
Ponemos un par de cucharadas de aceite del que hemos usado para pochar la mezcla anterior.
Mezclamos las patatas con los huevos y vertemos en la sartén. Lo pondremos a fuego medio alto, y dejaremos que se vaya cocinando poco a poco, le vamos dando alguna vuelta para que la parte de abajo se mezcle con la de arriba y se nos haga todo por igual.


Una vez veamos que esta doradita por la parte de abajo, con la ayuda de un plato, o bien una tapadera, (es lo que yo utilizo) le damos la vuelta y volvemos a llevar al fuego.
Suele estar sobre unos cuatro o cinco minutos por cada lado, pero eso ya va a gustos, vigilad el punto que deseáis.
Una vez hecha por ambos lados ya podemos ponerla en un plato o fuente, y según la queráis consumir así haréis, o bien servirla al momento, o hacer como yo, la preparo por la mañana para comerla a mediodía o a la noche.






Es un plato que aquí en España es habitual llevar al campo, a la playa, la piscina, en reuniones familiares... Y como os digo es muy versátil.
Ya os he dicho que en casa nos encanta en bocadillo con un buen pan con tomate. Y como no, en un buen pincho con una rica cerveza fresquita, tapa de muchos bares.
Espero que os guste, y que si hay alguien que no la ha probado, se anime y lo haga, porque os aseguro que os va a encantar, tanto como a mi.

Os dejo mis redes sociales incluido mi canal de YouTube donde encontraréis, variadas recetas tanto dulces como saladas, aprovecho para pediros que os suscribáis y le deis a la campanita para que cada semana cuando suba una receta nueva os avise y así no os perdáis ninguna:






No hay comentarios:

Publicar un comentario