domingo, 17 de septiembre de 2017

MIGAS CON MELON Y CHANQUETES


Migas... Una delicia de la gastronomía española por excelencia, creo que se preparan en todas la s regiones de España, eso si, cada cual a su manera. Unos les ponen chorizo, otros uvas, otros pimientos, en fin, como dice el refrán: cada maestrillo tiene su librillo. Pues aquí desde luego se lleva al pie de la letra.




Y luego tenemos también la variedad que se prepara en muchísimos lugares también que son las migas de harina. Aunque si os he de confesar algo, prefiero las de pan.  Así que yo os voy a dar la receta que se ha comido en mi casa toda la vida, otra receta más de la cocina de mis recuerdos, ya que las preparaba mi abuela, mi madre y ahora, yo... Y después lo hará mi hija seguro, porque con lo que le llegan a gustar... ¡Menuda fiesta monta cuando las preparo!








Puedes seguirme en Instagram, toca aquí:

Instagram

INGREDIENTES;

-1 pan de pueblo de 1kg
-4/5 tiras de panceta, (tocino fresco)
-5/6 dients de ajo
-3/4 chorizos
-2 pimientos verdes
-Aceite de oliva virgen
-Sal
-Agua
-Melón
-Chanquetes, boquerones, sardinas





ELABORACION:

Lo primero que debemos hacer y que yo lo hago como mi abuela y mi madre es preparar el pan. Lo debemos cortar en cuadraditos pequeños más o menos del mismo tamaño todos, Si, es un trabajazo, pero no hay de otra, porque luego viene la recompensa.
Lo vamos colocando en un bol amplio, donde nos quepa toda la cantidad, mi abuela tenía un barreño para estos menesteres.
Una vez todo cortado, vamos a espolvorear con los dedos agua a la que habremos añadido una pizca de sal para que el pan ya vaya cogiéndola, sobre este, procurando que quede ligeramente humedecido todo el pan.
Tapamos con un paño húmedo y lo dejamos reposar así unas horas,  con unas tres o cuatro tenemos suficiente.
Nos vamos a preparar los demás ingredientes, cortamos la panceta en dados o trozos de unos 3 cm cada uno, o a gustos, si los queréis más o menos grandes.
Los chorizos a rodajas de un par de cm.
Los ajos solo les daremos un golpe con el dorso de la mano o el cuchillo para que se abran un poco y suelten el aroma en el aceite.
Los pimientos los cortaremos a trozos más o menos como la panceta.
en una sartén bien amplia, yo utilizo una de aquellas negras con puntitos blancos de asas, vamos las de toda la vida de dios, pero adaptadas a las vitrocerámicas o placas de inducción.
Agregamos unas 5 o 6 cucharadas de aceite de oliva virgen, no os asustéis por la cantidad de aceite, pensad que luego el pan debe tener suficiente para que se empape bien y se fría por todos lados y toda la cantidad, así que es muy posible que debamos añadir un poco más durante el proceso.
Cuando este caliente añadimos los ajos dándoles unas vueltas para que el aceite se aromatice, inmediatamente añadimos la panceta, salpimentada y la sofreímos unos minutos, acto seguido van los pimientos, también con una pizca de sal dejándolos hacer también un poco.
Es el momento del chorizo, lo echamos a la sartén y también lo freímos. Cuando lo tenemos todo sofrito lo sacamos a un plato y reservamos.
Ahora ya es el turno del pan que recogerá todos los sabores que han quedado en el aceite, y eso es lo que nos interesa.
Vamos a ir dando vueltas continuamente para que el aceite llegué a todo el pan y se vaya friendo, el fuego lo tendremos medio alto. esto nos llevará un buen rato, no desesperéis, pensad que el pan debe reducir a menos de la mitad del volumen que tenía sin freír.
Ya os he dicho que es posible que le debáis añadir un poco más de aceite, porque veáis que se va tostando demasiado el pan, lo hacéis y bajáis un poco el fuego, que se hagan más lentamente, eso si, sin dejar de remover. ¡Esto es un ejercicio estupendo para hacer biceps!
Probaremos de sal y si hemos de añadirle una poca lo hacemos, normalmente no hace falta ya que los demás ingredientes los hemos salado y esto habrá quedado en el aceite al igual que los sabores.
Cuando veamos que las migas ya están en su punto de sofrito, añadimos el resto de ingredientes que teníamos reservados (panceta, ajos, chorizo y pimiento) les damos unas vueltas para que se integre todo perfectamente y ya la podemos retirar del fuego y tapar para que reposen.
Los chanquetes, boquerones o sardinas, simplemente hemos de limpiarlos, lavarlos, enharinarlos y freírlos en abundante aceite de oliva.
Para servirlas podéis ver como lo he echo yo, luego cada cual se pone en su plato la cantidad de melón o de pescado al gusto, al igual que si has frito los pimientos a parte, o hígados de pollo que también quedan riquísimos. Podéis acompañarlas también de uva, hay quien le pone naranja... Ya os digo, esto es un mundo, cada cual le pone o le quita según preferencias.
Con deciros que yo por ejemplo cuando me sobran a medio día, por la noche les echo un chorro de leche y ¡no os podéis imaginar como están...! ¡Deliciosas! ¿A que suena raro? Pues riquísimas.







Os dejo mis redes sociales incluido mi canal de YouTube donde encontraréis, variadas recetas tanto dulces como saladas, aprovecho para pediros que os suscribáis y le deis a la campanita para que cada semana cuando suba una receta nueva os avise y así no os perdáis ninguna:


facebook de la cocina de Merche Borjas




No hay comentarios:

Publicar un comentario