viernes, 28 de julio de 2017

HELADO CREMOSO DE MANGO


Como nos gustan lo helados cuando llega la época estival... Esa en la que solo nos apetece comer cosas fresquitas y rápidas de preparar y más de comer, porque yo creo que con la calor hasta el apetito se resiente, por lo menos a mi. Así que como en casa somos mucho de heladitos y  en particular a mi hija mayor y a mi el de mango nos chifla, pues aquí os quiero enseñar como lo preparo yo.




Como veréis es muy, muy cremoso, porque particularmente me gustan más que lo de hielo, que de vez en cuando también apetecen. Por supuesto es muy sencillo de preparar. Y rápìdo que es lo más importante.






Además es una receta que prepare para un reto que me lanzaron en YouTube: hacer un postre con solo 3 ingredientes. Bueno, pues aquí esta, y si seguís el hastag  #postre3ingredientes, en el vais a encontrar todos la recetas que mis compañeros youtubers han preparado para este reto. También en la vídeo receta encontraréis los nombres de los canales por el que fui retada y a los que yo reté. Así que os recomiendo que lo veáis hasta el final.

INGREDIENTES:

-2 mangos
-400 ml nata o crema para batir ( 1 taza y 3/4)
-100 gr de leche condensada (1/2 taza)

ELABORACION:

Los mangos en primer lugar han de estar en su punto, que estén un poquito prietos pero no duros, y tampoco por supuesto demasiado maduros.
Procedemos a quitarles la piel, pero de manera que nos quede entera para poder colocar luego nuestro helado, abrís por la mitad y con una cuchara vamos vaciando de pulpa. A continuación congelamos las cascaras pero bien limpias de fruta.
Si no queremos servirlos en ellas, los pelamos normalmente.
Los troceamos, y dejamos un trozo de pulpa para partir en trocitos pequeños, el resto o añadimos al vaso triturador de la batidora y lo trituramos, dejando la pulpa echa un puré.
A continuación montaremos la nata, para ello y para que monte perfectamente, pondremos las varillas y el bol en el congelador durante media hora aproximadamente, yo incluso meto la nata unos quince minutos antes de comenzar a batir.
Comenzamos a batir, y lo haremos hasta que la nata haga picos firmes, pero ¡Ojito, que si nos pasamos de batido se nos quedará una mantequilla, muy rica si, pero mantequilla!.
Una vez en ese punto, añadiremos la leche condensada poco a poco, y vamos a ir integrándola con la ayuda de las varillas a velocidad baja o bien con la ayuda de una espátula y movimientos envolventes, para no bajar la nata en demasía.
Ahora que lo tenemos integrado añadimos los trocitos de mango que hicimos al principio y los mezclaremos para encontrar tropezones de fruta en el interior del helado.
Una vez todo integrado, lo vertemos en el molde donde lo vayamos a congelar, y lo tapamos con papel film.
Llevamos al congelador por espacio de media hora y lo sacamos, removemos bien y lo volvemos a tapar y llevar al congelador.
Este procedimiento lo realizaremos unas tres o cuatro veces, dependiendo del grado de cremosidad que os apetezca, yo lo realicé cuatro veces.
Y cuando lo tengamos a nuestro gusto   lo podemos servir, como deje anteriormente, o bien en las cascaras de mango o en copas, vasitos de helado, etc...
Yo además me guarde unas cuantos trozos de mango para ponerlo por encima y así nos encontraremos estos en el helado y le darán un toque maravilloso.
¡Y voilá! Heladito listo, y a disfrutar como niños con él.
 Ya os digo que en casa mi hija y yo nos ponemos las botas, ¡Que rico!





Os dejo mis redes sociales incluido mi canal de YouTube donde encontraréis, variadas recetas tanto dulces como saladas, aprovecho para pediros que os suscribáis y le deis a la campanita para que cada semana cuando suba una receta nueva os avise y así no os perdáis ninguna:


No hay comentarios:

Publicar un comentario