viernes, 21 de julio de 2017

BROWNIE DE CHOCOLATE BLANCO CON NUECES (BLONDIE)


Poco os puedo contar que no sepáis de este delicioso bizcocho, creo que conocido por todo el mundo.
Aquí en casa es muy aplaudido, sobre todo por mis hijas, la mayor porque le encanta la comida y comer...¡Tiene un peligro que para que! Y la menor porque en cuanto me doy la vuelta y no estoy en casa, allá que se mete en la cocina y lo prepara. ¡Es una cocinillas...!


Normalmente lo solemos preparar de chocolate negro o con leche, pero este de chocolate blanco, tiene su puntito, y las nueces le dan el toquecillo crujiente que tanto nos gusta. Así que yo por que no os quedéis con ganas de probarlo, os digo como lo preparamos en casa. ¿Os parece?






INGREDIENTES:

-180 gr de chocolate blanco
-2 huevos
-100 gr de azúcar
-70 gr de harina de trigo
-Un puñado de nueces picadas
-1 cucharada de postre de extracto de vainilla
-100 gr de mantequilla


ELABORACIÓN:

Fácil y rápido de preparar, vamos que no os vais a eternizar en la cocina ni preparándolo ni mucho menos comiéndolo...
Empezamos mezclando en un bol la mantequilla en punto pomada, bien blandita, con el azúcar, hasta conseguir que este todo integrado y homogéneo. Nos ayudaremos de unas varillas eléctricas, aunque lo podemos hacer con unas manuales.
A continuación añadimos los huevos, uno a uno y los mezclamos también perfectamente.
Es el turno de añadir el chocolate blanco, que yo he fundido en el microondas en tandas de veinte segundos para que no se queme. (Cuidado, porque sucede rápidamente) También lo podéis hacer al baño María, pero para mi es más rápido y práctico en el micro... Pero vamos, al gusto de cada cual.
Volvemos a mezclar con las varillas eléctricas y cuando este todo integrado añadimos la vainilla y la harina, tamizada, para evitar grumos posteriormente.
Añadimos las nueces picadas, y mezclamos todo el conjunto, para repartirlas por toda la masa.
El molde lo habremos forrado con papel de hornear, para que nos sea más fácil desmoldarlo más tarde.
Vertemos la mezcla en el y llevamos al horno precalentado a 175º durante 25/35 minutos. Vigilad a partir del minuto 25 porque ya sabéis que dependiendo del horno variará el tiempo.
Una vez listo, pincharemos con un palillo como siempre para verificarlo.
Lo sacamos del horno, atemperamos un poco y lo ponemos en una rejilla hasta que este completamente frío. Y a lo podemos decorar al gusto para servirlo.
Yo lo hice con azúcar glas, pero podéis ponerle sirope del que más os guste, o caramelo liquido, y porque no... Helado... ¡Mnnnn no lo quiero pensar.!
Y hasta aquí esta maravilla de receta que es pero que os guste y la preparéis, ya me contaréis que os ha parecido.
¡Ahhhh, por cierto! Podéis cambiar los frutos secos por lo que más os gusten o  no ponerle, también queda espectacular.








Os dejo mis redes sociales incluido mi canal de YouTube donde encontraréis, variadas recetas tanto dulces como saladas, aprovecho para pediros que os suscribáis y le deis a la campanita para que cada semana cuando suba una receta nueva os avise y así no os perdáis ninguna:


No hay comentarios:

Publicar un comentario