viernes, 30 de junio de 2017

FOCACCIA



Pues si os digo la verdad , no se que me gusta más si la pizza o la focaccia... Este pan típico italiano, al cual le podemos añadir los ingredientes que más nos gusten.


Bueno, como sigo sin decidirme, yo os pongo la receta de esta delicia y vosotros me decís que preferís si una u otra... O las dos... ¡Creo que yo me apunto a la segunda opción!
A ver que os parece.





INGREDIENTES:

-450 gr de harina de fuerza o triple cero
-360 ml de agua tibia
-10 gr de levadura fresca de panadero o 3 gr de seca liofilizada
-10 gr de sal
12 ml de aceite

Para el relleno:

-Tomates cherry
-1/2 cebolla
-Aceitunas negras o verdes
-Romero en rama o seco

ELABORACION:

Pues muy bien, vamos allá.
lo primero que os he de decir es que esta masa no lleva amasado, o sea que más fácil imposible, eso si, tiene una contrariedad, no por nada, sino porque simplemente no la podemos hacer y comer el mismo día. Ya que la masa debe reposar en la nevera 24 horas, pues aquí es donde se va a  amasar nuestra masa, ella solita... Si, si... Habéis odio bien, ella sola. Pero vamos a verlo.
En un bol amplio vamos a colocar nuestra agua tibia, no caliente en exceso ya que mataríamos la levadura, ni fría ya que esta no se activaría.  Desmenuzamos esta en el agua y la disolvemos bien, una vez hecho esto añadimos el aceite y volveos a mezclar-
A parte mezclamos la sal con la harina, y la integramos bien en ella para no ponerla directamente en contacto con la levadura, ya que estas dos no se soportan...
Una vez mezclada la añadimos al agua y empezamos a remover con una espátula, vamos incorporando toda la harina hasta que nos quede toda integrada y no veamos restos de harina.
Ahora ya es cuando vamos a empezar el "amasado"... Nos mojamos las manos en agua ya que la masa es muy pegajosa, y doblamos los extremos hacía dentro, os explico: cogemos un extremo de la masa, tiramos de ella hacía arriba y la doblamos sobre si misma hacia el centro. Esto lo haremos con los cuatro extremos de la masa, mojándonos las manos cada vez que la toquemos. La dejamos reposar tapada media hora.
Pasado este tiempo volvemos a repetir la operación, mojamos las manos y doblamos la masa, dejamos reposar... Esta acción la repetiremos cuatro veces. 
Una vez completadas las cuatro dobleces, dejamos la masa tapada en la nevera hasta el día siguiente.
Y ya estamos en el sía siguiente !Que rápido ha pasado¡ Bien pues ahora preparamos la bandeja de horno, con un papel de hornear, y vertemos aceite en la superficie, (sed generosos ya que esto hará que nos quede crujiente el exterior y tierna el interior) yo le pongo un aceite especiado que utilizo para las pizzas, el cual preparo yo misma, añadiendo a una aceitera, ajos, cayenas, pimienta en grano, orégano, laurel, tomates cherry y aceite hasta cubrir, lo dejamos macerar un par de días y ya lo tenemos listo para aderezar nuestras pizzas, es un aceite picante que les da un sabor extraordinario.
Una vez embadurnado de aceite el papel lo extendemos bien y colocamos nuestra masa encima, volcandola directamente desde el bol donde la teníamos en la nevera, (la habremos sacado una media hora antes para que se atempere) y con las manos untadas en el mismo aceite vamos extendiedola suavemente, para darle la forma deseada. Si vemos que nos cuesta un poco, dejamos reposar la masa unos minutos para que se relaje y nos sea más fácil extenderla.
Una vez relajada la masa, ( y nosotros) acabamos de extender y le hacemos con los dedos unas hendiduras que es donde vamos a colocar nuestro relleno. Espolvoreamos con el romero. Vamos hundiendo los tomates, la cebolla y las aceitunas bien para que al hornear no salten y se salgan, sino que queden bien incrustados.
Lo que haremos una vez montada es añadirle más aceite por encima, no os asustéis que no os va a quedar nada aceitosa, esto se hace para que la costra quede crujiente, y con un pulverizador echamos un poco de agua sobre la focaccia.
El horno lo tenemos precalentado a 250º en cuanto metamos la focaccia lo bajamos a 220 y pulverizamos el suelo del horno con agua, para generar vapor en el momento de comenzar a hornear. La hornearemos por espacio de 20/25 minutos, dependiendo de cada horno. Debéis sacarla cuando veáis que ha cogido un bonito tono dorado y la veamos hecha.
Ya la podemos sacar y dejar que se enfríe, aconsejo comerla cuando aún no esta fría del todo pero que no queme... Veréis que cosa más rica, muy crujiente por fuera y tierna y esponjosa por dentro.
¡Vamos un verdadero espectáculo! Cualquier día lloro nada más la verla y sobre todo olerla... ¿No os imagináis como esta!
 Así que para saberlo, pues no queda otra que prepararla... ¡Venga...! Os dejo el vídeo para que lo veáis más claro.






Os dejo mis redes sociales incluido mi canal de YouTube donde encontraréis, variadas recetas tanto dulces como saladas, aprovecho para pediros que os suscribáis y le deis a la campanita para que cada semana cuando suba una receta nueva os avise y así no os perdáis ninguna:

 facebook de la cocina de Merche Borjas
YouTube La cocina de Merche Borjas
Instagram La cocina de Merche Borjas
Twitter La cocina de Merche Borjas


No hay comentarios:

Publicar un comentario